DISEÑO
Lo primero que hacemos al crear una pieza Achilipú es tomar inspiración de lo que más nos gusta (Naturaleza, Art Nouveau, Art Déco, formas femeninas, etc...) y dibujar un boceto de la pieza que queremos crear de la forma más tradicional, con papel y lápiz. No nos gusta diseñar con ordenador porque queremos que cada pieza tenga vida propia y "alma"
CREACIÓN EN CERA
Una vez que tenemos el diseño terminado en papel, lo recreamos en cera de forma artesana para crear el molde que dará vida a nuestras joyas
FUNDICIÓN A LA CERA PERDIDA
Cuando la cera está lista, elaboramos las piezas en latón según el método tradicional de fundición a la cera perdida, un procedimiento escultórico de tradición muy antigua (habitual en la Grecia de los siglos VI y V a. C.)
PULIDO
Para eliminar todas las imperfecciones y que cada pieza quede impecable antes de su baño en oro, realizamos un pulido individual
BAÑO EN ORO
Una vez que las piezas están pulidas, les damos un baño en oro de 24K o plata para que tengan un acabado impecable y duradero
MONTAJE Y ESMALTADO
El último paso en la fabricación de nuestras piezas es, dependiendo del tipo de joya, el montaje individual de piedras semipreciosas, cadenas, ganchos, esmaltado con resina, etc...

UNA HISTORIA

Toda historia tiene un comienzo. La nuestra comienza dentro de un maletín. Un maletín portátil, cuyo continente era un muestrario de ilusiones y esfuerzos concentrados. Un maletín ambulante que no buscaba cobijo contra la tormenta. Extrañamente no llovía, ni hacía frío, ni el cielo era ceniciento.Al contrario, era el día perfecto para comenzar una historia: primaveral, resplandeciente. Hacíamos ruta por las tiendas mostrando nuestras primeras colecciones, con el maletín lleno de pulseras, pendientes, collares… y de ilusiones.

Llegamos a la gran tienda, ésa a la que todos alguna vez hemos envidiado. La habíamos conseguido gracias a una amiga que conocía a alguien, que a su vez era amiga de no sé quién, que por lo visto tenía una amante que… Ya saben, España resumida en los caracteres de un tuit. Allí pusimos toda la magia de nuestro maletín, todo el universo mágico que pensábamos transportar sobre el mostrador. Las dueñas de la tienda fueron mucho más terrenales… Y el silencio precedió a la tormenta… Qué largo se nos hizo hasta que nos confirmaron que ese maletín, portátil y mágico para nosotros, carecía de personalidad o alma para los demás.

Con la cabeza gacha y el maletín revuelto por salir a toda prisa, deambulamos por varias calles de alrededor, sin palabras. Las cosas nunca salen bien a la primera. Misteriosamente, el maletín ahora pesaba como un gigante de cemento. Callábamos, no era el momento de hablar ni de conspirar contra nadie. El peso del maletín, cargado de desilusiones, nos venció y el cansancio nos llevó a una terracita al sol.

Bien fuera por la luz de aquel día o bien por la espiritualidad que proporciona la bebida, reparamos en aquella terraza las suturas que nos habían dejado abiertas en la tienda y comenzamos a barrer la magia, para concentrarnos en la realidad: habíamos frenado nuestras emociones por querer contentar a los demás con lo que creíamos que esperaban de nosotros… Y eso nos llevaba a un callejón sin salida, con creaciones sin identidad. Nos entregamos al momento, y fue así que en un instante de risas y bromas, surgió la palabra. Achilipú. A-chi-li-pú. Y la chispa se encendió. Decidimos liberarnos y dar rienda suelta a nuestras emociones y que diseñaríamos sólo aquello que saliera de nuestros deseos e imaginación. Para cuando recogimos el maletín era mucho más volátil que al comienzo del día.

Y así nació Achilipú. Desde entonces, nuestras piezas son diseños propios. Surgen de lo que más nos apasiona e inspira: la Naturaleza, la Belleza. Desde entonces, utilizamos técnicas joyeras tradicionales, fabricando de manera artesanal nuestras piezas. Ahora sí hay alma en nuestros diseños, y cada uno de ellos tiene su propia historia…

Detrás de cada pieza Achilipú hay pasión, artesanía y calidad. Cada pieza tiene su propia vida y en cierto modo es única porque ha sido diseñada, fundida y montada individualmente. No utilizamos ordenadores ni producciones en serie, tampoco para nuestros bolsos. Utilizamos aleaciones de metales de máxima calidad con baño en oro de 24K o plata, pieles sintéticas de larga duración que no proceden de animales, piedras nobles, y otros materiales que nos permiten ofrecer un producto de calidad y duradero.

Redacción: Ángel Gómez Espada